El asesinato Anónimo De repente sonó el móvil. El alcalde llamaba a su secretaria para poner a punto